1 de octubre de 2008

Tendencias para este otoño-invierno IV

Suelen establecerse relaciones curiosas entre el largo de las faldas, el uso de pintalabios, etc... y las crisis económicas.

Cuanto más largas son las faldas, mayor es la crisis, según teorizan los expertos.

Pues bien, al igual que en los años 40, después de la Segunda Guerra Mundial, los diseñadores han optado por alargar los bajos de las faldas hasta media pantorrilla, yo no me apuntaré a esta tendencia porque me haría más bajita aún, pero sí me apuntaré a los sombreros, las estolas de piel alrededor del cuello , los guantes largos (o muy cortos, como lso de conducir...) y las telas lujosas como la gasa o el cuero nos trasladan a los años 40 y dan elegancia a los modelos.

Me encanta la idea de ir al trabajo vestida de oficinista recatada (como sugiere Michael Kors), o las propuestas de Diane Von Furstenberg, con sus abrigos de tweed, sus blusas con lazada y sus cardigans con cinturón.

También Marni, Missoni, Paul Smith, Dolce & Gabanna o Vera Wang apuestan por este look eternamente elegante.

Para la noche, los vestidos largos se vuelven elegantes y dignos de las mujeres fatales que protagonizaban en los años 40 las películas de Hollywood.

Telas de gran caída como el satén y guantes hasta el codo, combinados con melenas onduladas y perfectamente trabajadas nos harán parecer a Rita Hayworth, como en el desfile de Juanjo Oliva.





Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails