23 de septiembre de 2010

Stradivarius huele a Abercrombie


El marketing se reinventa y busca nuevas formas de atraer al cliente, de fidelizarle haciendo que se involucre o se sienta más identificado con la marca, por ello vemos que cada vez se utilizan más fórmulas de marketing olfativo; introducir olores en las tiendas (hasta en las sucursales bancarias!) que creen un vínculo sensorial entre el cliente y la marca, hay varios ejemplos; Zara Home huele a jazmín blanco o a vainilla, las tiendas de Telefónica también tienen un olor especial (que, por cierto, no me gusta nada de nada), en Manoush el aroma a chicle casa perfectamente con su estética…Y en Stradivarius también hay un olor especial…El de Abercrombie!, es llamativo ver cómo no solo han copiado la estética (podéis acercaros a la tienda de Gran Vía a comprobarlo) bajando la luz, poniendo la música a tope…Sino que también han copiado el olor!



De momento Abercrombie no está en España, pero yo me pregunto que pasará cuando desembarque y resulte que haya una tienda que ya utiliza su “olor corporativo” ¿se puede registrar un olor para que otra marca no lo asocie a si misma?

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails